Turismo Atiende turismoatiende@sernatur.cl
 +56 2 2731 8337    +56 9 9458 0453
ADIÓS 2020, BIENVENIDO 2021

ADIÓS 2020, BIENVENIDO 2021

Por: : media - 27 agosto, 2021

ADIÓS A UN AÑO DIFERENTE

Nadie imaginó que, cuando nos abrazamos en el último año nuevo, pensando en nuestras mejores intenciones y proyectos, estaríamos dando la bienvenida a un año cargado de imprevistos y donde los desafíos han sido y siguen siendo enormes, casi tan grades como los aprendizajes que nos ha traído este 2020 que comenzamos a dejar atrás.

LA NATURALEZA SE ABRIÓ PASO

Entre los muchos aprendizajes que nos dejó este año, el regreso de la fauna a las ciudades nos cuánto territorio hemos arrebatado a las especies que naturalmente pertenecían a estos lugares.

Fuimos testigos de la  cómo aves y mamíferos, a veces de gran tamaño, que habíamos olvidado que vivían en nuestro mismo entorno, comenzaron poco a poco a recuperar su espacio. ¿El aprendizaje? Quizás sí podemos y debemos  compartir el lugar donde vivimos, o al menos tener en cuenta que hay animales que, sin duda, necesitan de los ambientes naturales para seguir viviendo y reproduciéndose.

Y aunque fue un fenómeno a nivel mundial, en Chile pudimos ver cómo algunos cóndores bajaron de la Cordillera de Los Andes  hacia diferentes balcones  de departamentos ubicados en, la cada vez más extendida ciudad de Santiago.

En algunas ciudades se pudo ver varios pumas  deambulando por las solitarias y tranquilas calles , vagando a sus anchas, como reconociendo el terreno que alguna vez les perteneció.

El silencio de cuarentenas y confinamientos nos permitió escuchar el canto de pájaros que no sabíamos que eran nuestros vecinos. El tiempo disponible y la calma ambiente dio espacio para observarlos y apreciarlos, recordándonos que es posible detenerse a valorar la naturaleza desde nuestros propios hogares.

LA NATURALEZA SE RECUPERA

Y no solo vimos a animales recuperando sus espacios. La naturaleza en su totalidad pareció en muchos casos aprovecharse de nuestra ausencia para curarse a sí misma. La notoria disminución de la contaminación, debida a la restricción del movimiento humano, hizo que ríos y canales de todo el mundo pudieran limpiar sus aguas.

Cuentan los guardaparques del Parque Nacional Torres del Paine que varias aves comenzaron a formar sus nidos en invierno, algunas semanas antes de lo acostumbrado, observando incluso rituales de cortejo en algunas especies.

Sin disrupción humana, no hay estrés que altere la conducta animal y muchos volvieron a la “normalidad”. En la fauna mayor, como en los casos de guanacos y pumas, se vio también la recuperación de territorios de los que habían sido excluidos por caminos, fragmentando su hábitat.

Eso también permitió observar cuáles son las trayectorias naturales de muchas especies que naturalmente se moverían por otros espacios, incluso dentro de zonas protegidas.

EL 2020 TAMBIÉN NOS REGRESÓ A NUESTRAS PROPIAS RAÍCES

Las restricción de movimiento también nos hizo apreciar mucho más el valor que tiene nuestro propio hogar. No fueron pocos quienes comenzaron a hornear su propio pan y a pensar en los productores locales para sus compras cotidianas.

Este “regreso” al origen también nos enseñó la riqueza del contacto humano. No sólo hay un valor en los productos que consumimos, sino también en quienes los producen y en la forma en que lo hacen; y ya que hemos sido testigos del deterioro de muchos espacios naturales, el 2020 nos deja la gran lección de contribuir a recuperarlos, buscando formas de vida más sustentables y armónicas con el mundo que nos rodea.

La invitación es a que cada vez que viajes, lleves algo ¡o toda! esa conciencia acerca del entorno que estás visitando y de la gente que ahí vive, respetando las normas del turismo sustentable, contribuyendo a la limpieza y conservación de los espacios, y por supuesto consumiendo responsablemente los productos locales que se te ofrecerán generosamente.

Diversas opciones de turismo rural, verde y sustentable estarán ahí para brindarte hospedaje y alimentación, dándote además la oportunidad de conocer a la gente y su cultura.

Este año que despedimos ha sido distinto y especial. Nos dejará lecciones aprendidas y caminos a seguir que esperamos compartir contigo, tan pronto puedas venir disfrutar con nosotros de este país que te espera con los brazos abiertos para el 2021.

Si te gustó este artículo, compártelo:


Artículos que pueden interesarte