Turismo Atiende turismoatiende@sernatur.cl
 +56 2 2731 8337    +56 9 9458 0453
Las Rutas del Vino en Chile con la mirada de turistas brasileños

Las Rutas del Vino en Chile con la mirada de turistas brasileños

Por: : Chile Travel - 28 diciembre, 2021

Chile continúa entre nuestros países preferidos. A inicios de 2019 hicimos un road trip y cruzamos el país de norte a sur, revisitando regiones conocidas y explorando nuevos paisajes. Como somos amantes de los buenos vinos, vivenciamos algunos de los mejores momentos de este viaje en las Rutas del Vino en Chile.

Ya tuvimos la oportunidad de conocer muchos lugares maravillosos en el mundo. Pero desde Atacama a Torres del Paine, encontramos bellezas naturales increíbles e infraestructura turística perfecta.

El país posee límites naturales que propician óptimas condiciones para la vinicultura. Con la Cordillera de los Andes al este, el Pacífico al oeste, el Desierto de Atacama al norte y la Patagonia al sur, el centro de Chile tiene un clima privilegiado y se halla aislado de eventuales plagas. Además de esto, posee otras ventajas que permiten que los productos tengan excelente costo-beneficio, como bajos impuestos y valor reducido de las tierras, si se compara a las viñas de Europa y Estados Unidos.

La uva más característica de Chile es la Carménère. Original de Francia, fue extinta hace décadas en el país de origen y redescubierta en suelo chileno a inicios de los años ’90. Cabernet Sauvignon, Syrah y Malbec también son cepas muy cultivadas en el país más desarrollado de América del Sur.

Rutas del Vino en Chile

Degustación de vinos y quesos

Luego de grandes inversiones en el desarrollo de la calidad de sus vinos en las últimas décadas, Chile se destaca actualmente en el mercado internacional como un gran productor y exportador de esta bebida; el enoturismo, por su parte, también juega un destacado papel, atrayendo visitantes de todo el mundo.

Las mejores viñas chilenas están muy bien estructuradas para recibir visitantes. Con diversos tipos de tours y degustación, agradan incluso a quien no es amante de esta bebida. Además de eso, algunos de los mejores hoteles y restaurantes de las regiones forman parte del complejo de estas viñas. Tuvimos experiencias inolvidables y queremos compartir con ustedes algunas de ellas.

Valle del Maipo

Valle de Maipo está a solo 40 km. del centro de Santiago y alberga la mayor cantidad de viñas de Chile. Es un paseo imperdible desde la capital, pues además de las bellezas naturales de la región, ofrece tours muy interesantes.

Es el caso de Concha y Toro, la más tradicional y conocida entre nosotros, brasileños. Con amplia gama de etiquetas, de las más simples a las más elaboradas, agrada a todos los gustos y bolsillos.

Entre los vinos más premiados, se encuentra el excelente Don Melchor, uno de nuestros preferidos. Ofrece varios tipos de experiencias, en medio de la excelente estructura turística. Almaviva, viña creada en asociación con la francesa Baron Philippe de Rothschild, también produce vinos de excelente calidad, como el Epu e el propio Almaviva.

Valle de Casablanca

A medio camino entre la capital y Viña del Mar, el Valle de Casablanca es otro paseo ida y vuelta perfecto desde Santiago. A solo 100 km, posee condiciones más adecuadas para el cultivo de Chardonnay y Sauvignon Blanc. Como consecuencia, en esta región predomina la producción de blancos, a pesar de que las viñas de Chile son reconocidas principalmente por la calidad de los tintos.

Hicimos un tour en Quintay, Indómita Matetic, donde tuvimos una clase sobre el proceso productivo de vinos orgánicos y biodinámicos. Quedamos impresionados con toda la estructura de la viña y su belleza. En un total de más de 10.000 hectáreas, presenta una estructura turística impecable y excelentes vinos. Ofrecen varias experiencias, incluyendo caminatas y paseos en bicicleta. Las degustaciones también son diferenciadas, pudiendo ser realizadas en el balcón con vista a los viñedos o en la bellísima sala de degustación subterránea.

Valle de Casablanca

Para finalizar, conocimos el restaurante del complejo, el Equilibrio, a pocos kilómetros de la sede. En un ambiente de paz y tranquilidad, las mesas poseen vista para un lago y jardines muy bien cuidados. Nuestro almuerzo fue perfecto en cada detalle, con platos deliciosos y armonizados con óptimos vinos de la casa. Complementando la estructura, el sofisticado Hotel La Casona posee 10 amplias suites, instaladas en la antigua casa de la hacienda.

Volvimos enamorados de la región y ya tenemos una lista de viñas para visitar en una próxima oportunidad. Entre ellas, Emiliana, Casas del Bosque, Viña Mar, Quintay, William Cole e Indómita. Definitivamente, ¡necesitamos volver con más calma!

Valle de Colchagua

Más distante de Santiago, es una región vinícola menos frecuentada por brasileños y la que más nos encantó. Sea por la belleza natural, por la calidad de los vinos y estructura de las viñas, quien conoce Colchagua tiene siempre buenos motivos para volver. Visitamos seis viñas y sabemos que aún hay mucho que explorar.

Casa Silva, entre las más antiguas y premiadas viñas de Chile, produce algunas de nuestras etiquetas preferidas. Equilibra con maestría tradición y modernidad, respetando su historia y origen. El tour presenta los viñedos, el proceso productivo y otras dos pasiones de los propietarios: caballos y autos antiguos. El excelente restaurante y el elegante hotel, instalado en la antigua casa de familia, complementan la visita.

Clos Apalta recibe a sus visitantes con el mismo cuidado con que prepara sus vinos orgánicos, reconocidos entre los mejores del mundo. Impresiona por la arquitectura y por la atención, en todos los puntos de interacción con los visitantes.  Posee un hotel boutique y un restaurante sensacional, ¡donde tuvimos uno de los mejores almuerzos armonizados de la vida! Ambos con vista desde lo alto para los viñedos, despiertan el deseo de quedarse siempre un poco más.

Valle de Colchagua

Viu Manent, la más visitada entre los brasileños, hace justicia a su buena fama. Además de producir excelentes vinos, da una verdadera clase de historia y viticultura en sus tours. Como si no fuese suficiente, alberga uno de los mejores restaurantes de la región: el Rayuela. Con paredes de vidrio, vista para los viñedos y redes a su alrededor, será el cierre perfecto para esta experiencia especial. Además de esto, ¡los platos son absolutamente deliciosos!

Neyen encanta no solo por los vinos, sino también por la estructura. Destacan la armonía entre construcciones y viñedos centenarios con instalaciones contemporáneas. Entre muchas informaciones interesantes, enseñan durante el tour a identificar el tipo de uva por las hojas de las parras. Al final, una degustación diferenciada armonizada con chocolate semi amargo. ¡Sorprendentemente deliciosos!

Conocer la Viña Montes forma parte de la lista de deseos de todo apreciador de buenos vinos. Entre las mejores viñas de Chile, fue una de las pioneras en el proceso de modernización y perfeccionamiento de los vinos del país. Con evaluaciones superiores a 90 puntos, sus etiquetas son exportadas a más de 100 países. Además de pasear por viñedos bellísimos, vale la pena conocer la bodega, donde los vinos envejecen en barriles de roble al son de cantos gregorianos. Recomendamos conciliar el paseo con un almuerzo en Fuegos de Apalta, restaurante especializado en carnes conducido por el renombrado chef Francis Mallman.

Para cerrar las visitas a las viñas de Chile con llave de oro, fuimos a la Viña Santa Cruz. Como bien expresan ellos, una experiencia mágica en una viña con cuerpo y alma. El cuerpo son sus viñedos y bodega, y el alma es representada por tributos a las culturas prehispánicas. Además de instalaciones muy bonitas, hay innumerables opciones, de acuerdo con su expectativa y grupo. De tours familiares a días románticos para parejas, podrás escoger entre actividades como hiking, paseo en coche de caballos, teleférico, enólogo por un día, visita a los museos de las etnias indígenas, museo de automóviles y motos antiguos, entre otros. Es posible incluso hacer un tour por el Centro Astronómico del complejo. Obviamente, el final deberá ser la degustación de algunos de los mejores vinos de la casa. El restaurante Viña Santa Cruz, que ofrece especialidades chilenas con un toque gourmet, también está entre los mejores de la región.

Cuándo visitar las viñas de Chile

Estos destinos pueden ser visitados durante todo el año, y en cada estación descubrirás encantos diferentes. Primavera y otoño traen lo colorido de las hojas de parra. Mientras que en la estación de las flores predominan diversos tonos de verde, en la otra los viñedos adoptan coloraciones de amarillo y rojizo. El frío del invierno y las montañas cubiertas por nieve despiertan un clima propicio para degustaciones y romance. Ya el verano trae, además de altas temperaturas, vida y sabor. Es la época de la vendimia, inicio de la cosecha, cuando las vides están cargadas de uvas y hay fiestas para celebrar la recolección.

Resumiendo, encontrarás buenos motivos para encantarte con la ruta de las viñas de Chile en todas las estaciones. A pesar de haber conocido muchas viñas, tenemos una lista para explorar en cada región, lo que nos motiva a planear nuestros próximos viajes.

Si te gustó este artículo, compártelo:


Artículos que pueden interesarte